Centro de frutas de mármol y cerámica antiguo, restaurado mediante la técnica japonesa del kintsugi. No está a la venta.

Categoría:
More info

Cada domingo en Mallorca, solemos ir al mercado que se hace en el pueblo de Consell. Para mi es una experiencia única cada vez, es como ir en busca del tesoro. Siempre hay gente que pide acompañarme, pero es un momento en el que a pesar de tener muchos amigos por ahí, necesito estar solo o con mi madre.

Fue ella la que encontró este centro de mármol con frutas de cerámica completamente hecho polvo y que decidió arreglar utilizando la técnica japonesa del kintsugi.

Kintsugi (en japonés: carpintería de oro) o Kintsukuroi (en japonés: reparación de oro) es una técnica de origen japonés para arreglar fracturas de la cerámica con barniz de resina espolvoreado o mezclado con polvo de oro, plata o platino. Forma parte de una filosofía que plantea que las roturas y reparaciones forman parte de la historia de un objeto, y que deben mostrarse en lugar de ocultarse, incorporarse y además hacerlo para embellecer el objeto, poniendo de manifiesto su transformación e historia.

La historia del kintsugi (en japonés carpintería de oro) se remonta a finales del siglo XV cuando el shōgun, Ashikaga Yoshimasa, envió a China dos de sus tazones de té favoritos para ser reparados. Los tazones volvieron reparados pero con unas feas grapas de metal, que los volvían toscos y desagradables a la vista. El resultado no fue de su agrado, así que buscó artesanos japoneses que hicieran una mejor reparación, dando así con una nueva forma de reparar cerámicas, convertida en arte.

La técnica y arte de dicha forma de encarar la reparación de los objetos fue tan apreciada que algunos llegaron al punto de ser acusados de romper cerámica para luego poderla reparar con dicho método, sobre la base de que la complejidad de la reparación transforma estéticamente la pieza reparada, dándole así un nuevo valor. De esa manera se da el caso de que antiguas piezas reparadas mediante este método sean más valoradas que piezas que nunca se rompieron.

Si bien el proceso está asociado con los artesanos japoneses, la técnica ha sido aplicada a piezas de cerámica de otros orígenes, entre ellos China, Vietnam y Corea.